Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta. Todos los textos y obras que lleven mi firma pueden ser difundidos libremente siempre que no haya ánimo de lucro. Se agradece que se cite su autoría.







Seguidores

sábado, 7 de julio de 2012

Soy Antonin Artaud

El Teatro de la Crueldad
                          La casa de Artaud. 100x81, t. mx.-tela, 1997, obra de Mateo Santamarta
POST-ESCRIPTUM

¿Quién soy?

¿De dónde vengo?

Soy Antonin Artaud
y si lo digo
como sé decirlo
inmediatamente
veréis mi cuerpo actual
saltar en pedazos
y reunirse bajo diez mil aspectos
notorios
un nuevo cuerpo
con el que no podréis
olvidarme
nunca jamás.

Antonin Artaud
Editorial Fundamentos.

Antonin Artaud

7 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Muy acertada tu pintura, Mateo. Creo que capta a la perfección la mente torturada de Artaud. Debió sufrir mucho, es la sensación que siempre me han causado sus escritos, de hecho no he profundizado en su obra porque me desasosiega a un nivel muy profundo.
Un abrazo.

Aristos Veyrud dijo...

El alcance máximo de comunicación del artista es llegar a ser miles de partes que nunca se puedan olvidar, porque es un sueño de miles de almas que no olvidan.
Muy adecuada la obra presentada para el texto, se corresponden biunívicamente.
Abrazos Artista!!!

virgi dijo...

Una escalera que seguramente no lo llevó donde quisiera. O tal vez la multiplicidad de su yo, lo llevaba sólo al Arte y la Creación, lugar vedado a la mayoría.
Besos, Mateo.

mateosantamarta dijo...

También a mi me desasosiegan algunas cosas de las que escribió, pero en realidad el es un luchador por la vida real, como Nietzsche. Sufrieron las consecuencias de una aventura humana de primera magnitud, comparable al periplo de Cristobal Colón en otros ámbitos.
Un abrazo, Isabel.

mateosantamarta dijo...

El hombre esencial es todos los hombres, toda la vida: es inmortal. Un abrazo, Aristos.
La poesía es la lucha por alcanzar esa esencia.

mateosantamarta dijo...

No sé, Virgi. Me conmueve la visión que de lo que se narra como el momento de su muerte: un Artaud atándose los cordones de los zapatos. Fue más lejos que nadie?
Besos, Virgi.

Isolda dijo...

Ya sabes, Mateo que me gusta más esa pintura que el motivo inspirador. Con ella me quedo y la interpreto a mi manera.
Besos pintureros, (le va, no?) Intento quitar hierro a la casa...