Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta. Todos los textos y obras que lleven mi firma pueden ser difundidos libremente siempre que no haya ánimo de lucro. Se agradece que se cite su autoría.







Seguidores

viernes, 4 de marzo de 2011

Lautréamont (y yo me preguntaba...)




              Y yo me preguntaba...,t.mx-tela, 81x100, 1997, obra de Mateo Santamarta.

"/.../El cabello enmudeció...¡Y yo me preguntaba quién podía ser su amo! ¡Y mis ojos se aferraban a la reja con más fuerza!...Pronto estalló el trueno: una luminosidad fosfórica penetró en el cuarto. Retrocedí a pesar mío, por no sé que instinto premonitorio; aunque estaba alejado de la ventanilla, percibí otra voz, pero ésta tenue y humilde como temerosa de que la oyeran: "¡No brinques de esa manera! ¡Cállate...cállate...si álguien llegara a oírte! Te volveré a colocar entre los otros cabellos, pero espera primero a que el sol se oculte en el horizonte, a fin de que la noche encubra tus pasos...no te he olvidado, pero te hubieran visto salir , y yo me habría comprometido./.../
Cantos de Maldoror, (Canto tercero); Premiá editora : la nave de los locos. Traducción y notas de Aldo Pellegrini.

Más admirado que comentado, aprehendido pero no explicado, por mucho tiempo los Cantos de Maldoror resistió al asombro y por una razón que se encuentra en el corazón de una obra como esa. Porque leerla supone el consentimiento exaltado a una lucidez furiosa cuyo movimiento envolvente, perseguido sin tregua, no se deja reconocer más que a su término y como cumplimiento de un sentido absoluto, indiferente a todos los sentidos momentáneos por los que, sin embargo, debe pasar el lector para alcanzar el reposo de una suprema significación total. Movimiento ya singular. Pero leer este libro es más extraño aún...La lectura de Maldoror es un vértigo. Vértigo que parece el efecto de una aceleración de movimiento tal, que el círculo de fuego en cuyo centro nos encontramos produce la impresión de un vacío en llamas o de una inerte y sombría plenitud. Pronto nos veremos en el seno de una conciencia sarcástica, superiormente activa, a la cual es imposible sorprender en falta.
Maurice Blanchot. (Premiá editora)

9 comentarios:

virgi dijo...

Caos y rejas.
Algo o alguien pugna por salir...¿o por entrar?
La excesiva lucidez puede llevarnos a los infiernos más terribles.
Besos, querido Mateo

(No lo he leído, pero sí sé algo de la atmósfera de sus escritos. Pocos, pero fuertes)

isla dijo...

... Mateo... es en estos casos.. que agradezco tu trabajo, porque cuando la palabra me resulta como "montaña inexpugnable", tu arte, me comunica todo ello...
Me entristece también, comprobar que el tiempo no me permitirá "conocer" y "entender" todo lo que quisiera.. pero lo acepto.
un beso muy grande
isla


pd. no sabes cómo me gusta "tu azul", creo que le voy a llamar "Azul Mateo".. es tan aliviador a mis ojos.. precioso azul...

mateosantamarta dijo...

De algo así se trata, Virgi. Es un libro difícil que yo debería releer, pues la cita es de una primera y lejana lectura. Hoy lo sentiría de otro modo. Un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Las palabras están fuera de contexto y es lógico que sean difíciles de entender. Mi pintura tampoco es fácil.
Sigo siempre tus escritos, aunque no siempre deje comentarios.
Un beso muy grande, Isla.

Tini dijo...

Entre lo fuerte y lo flojo, entre el color y las sombras importa el estado o el reflejo, ocres que relajan, espiritus errantes que iluminan el instante de un guiño permaneciendo pernne y como fondo un gris de serenidad sin decadencia interpretaciones segun nuestro animo y momento que perdurara en el recuerdo del dia de ayer.Entre todo esto henos aqui compartiendo bellezas dificultades y por momentos sonrisas que nos pueden hacer ver un bello presente inentendible por pasado.Un abrazo!!!

Isabel Martínez Barquero dijo...

No he leído a este autor, pero me has picado la curiosidad, Mateo.

Tu pintura me evoca un sueño enjaulado. Estaré torpe, lo más seguro, pero eso veo. Además, un ojo lleno de ingenuidad.

Uf, está claro que hoy las palabras no me asisten.
De todas maneras, igualmente te mando un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Tini, amiga: estás hecha toda una crítica de Arte.
Son tierras y arenas de Sahelices e Izagre.
Te agradezco tu visita y tus halagos. Un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Quizá no vas muy desencaminada. Aquí el cuadro está muy ligado al fragmento de Lautréamont. En particular: mi visión de ese fragmento: pues como dice Blanchot su obra no ha sido aclarada.
Gracias, Isabel. Un abrazo

Aristos Veyrud dijo...

Las preguntas devienen en llaves que pueden abrir muchas prisiones, celdas o rejas que aprisionan esperanzas y espíritus.
La oposición entre lo cuadriculado y lo serpenteado es oposición y tensión entre lo que aprisiona y libera entre lo fijo y lo móvil y todo se corresponde en los colores y el espíritu y la mirada que los contiene.
Saludos Pintor!!!