Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta. Todos los textos y obras que lleven mi firma pueden ser difundidos libremente siempre que no haya ánimo de lucro. Se agradece que se cite su autoría.







Seguidores

viernes, 5 de marzo de 2010

Galería Novart y Arco-84

En su pintura desintegra las formas y las distorsiona, para que, tras pasar por la abstracción, vuelvan a aparecer sugiriendo nuevas figuras que llenan todos los espacios posibles.

Fernando A. Yraola en Arteguía.







"Su pintura navega en un magicismo abstracto de donde emerge de vez en cuando una forma identificable. Tiene, como sucede siempre con este género de pintura, un fondo literario donde se enreda el subconsciente. Pero hay en su desgarramiento expresionista una angustia de ser pintura en verdad, que ennoblece su ímpetu y colma de esperanza su obra todavía naciente, pero ya rica de energía en la forma y de sentido en el color. Hay en ella alusiones a toda una escuela de expresionistas mágicos muy próspera en nuestra pintura contemporánea. No debe inquietarnos porque Mateo hace aportaciones personales a ese modo de sentir la imágen como agresiva turbulencia en el espacio. Desconozco en que edad está la vida del pintor y en que escuela o lugar ha confirmado su pintura..."

M. A. García Viñolas en Diario Pueblo.










Acercaos a esta pintura

Desconfiad de lo inteligible, desconfiad de lo fácilmente asimilable.
¿Qué puede hacerse ahora en pintura si ya han sido dados tantos saltos mortales, si el cofre de las maravillas ha sido ya saqueado, vuelto del revés, arrancado el forro?
Si los hermosos "sustos" capaces de mantener en vigilia a más de una generación son ahora repetidos hasta lograr el academicismo de lo contemporáneo por una gran mayoría de pintores, intangibles, pero cuyo peso sostienen las paredes de tantas galerías.
¿En dónde se encuentra el "alma" de la pintura?
¿En el pigmento, en las formas, en el soporte?
Y frente al postulado de tantos de la repetición ¿existe el postulado eterno?
¿El deseo de lograr la diferencia, el origen?
El pigmento ¿como medio o como fin?
¿Y la hiperrealidad del espíritu?
¿Y la hiperrealidad de la materia capaz de rebelarse según los fines a que se la destine?
¿Y el ser aislado mirando fijamente el color puro?
¿Y el espíritu buscando la boca del color? ¿O es el color quien busca la boca del espíritu?
¿Qué se intenta con esta amalgama?
¿Hallar los pezones de la pintura?
¿Un nuevo medio excretor para arrancar lo que el espíritu ya no aguanta?
Si el ser tiembla, la pintura temblará.
¿Quién desea contemplar estos temblores que pueden arrastrarlo?
Comprendo. os es dificil distinguir: estáis confusos. Os es difícil conoceros.
¿Cómo separar, hallar, ver, descifrar, gozar si buscáis el goce, destruiros si sois arriesgados?
Entre tanto pigmento, entre tanta forma que se ofrece ¿cúal habla?
Acercaos a este pintor desconocido, a esta pintura viva y decidid...
Yo sí he hallado, yo sí he oído...

Juan Rizoma en Castellana Magazine.





8 comentarios:

Mercedes dijo...

Estoy impresionada, nos has traído a casa una exposición digna de la mejor galería de arte. Me quedo con el tríptico, muy sugerente, tal vez con un punto agresivo, pero muy vivo.
Gracias, Mateo, por traernos arte de maestros.
Un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Eres muy amable conmigo, Mercedes y te lo agradezco de verdad. Un abrazo.

Inés González dijo...

Mateo quería agradecerte también el enlace con la obra de Víctor Mira, tan necesario e imprescindible, me ha emocionado muchísimo cómo describe su trabajo, magníficos los dibujos en blanco y negro, como así la pintura, hay un ramalazo baconiano en muchas obras, esos perros con la boca abierta son fascinantes.

mateosantamarta dijo...

Me alegra que te guste, Inés, es un pintor de poderío. Es posible que haya un bagage de miradas que vuelven a ser imagen personal si hemos sabido alimentarnos con ellas y hacerlas parte de nuestra esencia. Victor Mira, como Picasso, tenía unos ojos ávidos, una gran ambición, mucho genio, oficio, capacidad de trabajo, una gran sensibilidad, lucidez...Le faltó la felicidad? Envié a Guayaquil, invitado por Alma, un Réquiem por Victor Mira para una Bienal. Un abrazo.

Mariola dijo...

Vaya, hoy no puedo decirte que uno me guste más que los otros, porque todos me gustan, todos me impactan, y no suele ser así.

Me centro en el último, pero, no sé, los demás también me llaman la atención.
Quizás la representación de la fuerza de la música corriendo dentro del cuerpo a través de esas originales venas de puntos que dibujan el camino, como la pasión que transportan la música y la distruye por el cuerpo, desde la boca, hasta el último rincón. Pero es llamativo que el mismo tono cálido de instrumento de música se observe en los ojos, como si la música despertara los sentidos a través de la mirada viva.

Besito

mateosantamarta dijo...

Querida amiga, me alegra tu visita y tu comentario que para mí ya forma parte de mi entrada. Arriesgas una interpretación, cierta porque es la tuya, que contribuye a darme una nueva visón de lo hecho. Gracias y un abrazo.

Ursula dijo...

Mateosantamarta...

amigo querido...
paso a saludarte con todo cariño y agradecerte que compartas estas bellísimas obras de arte con nosotros... trazos que dibujan profundos sentimientos... en mis ojos del alma... veo un quijote que persigue un sueño...una brújula detenida en las profundidades marinas... dos bocas y un beso dulcísimo...y las tres últimas... el amor danzando en la piel... en los poros... en los huesos!!! como ves amigo querido!! me han gustado mucho!!!

(te aclaro que esta es una opinión muy del alma... estoy muy lejos de considerarme una conocedora de arte... pero sí una admiradora de las cosas bellas y profundas)

hermosos días!!!

beso!!!

mateosantamarta dijo...

Gracias, Ursula, por tu visita cariñosa y por tu comentario enriquecedor que me complace porque -como en el caso de Mariola- arriesgas tu propia visón y si yo expongo esto aquí es para que vuelva a vivir y no lo hará por que un conocedor o experto lo analice sino porque otros ojos sin ningún prejuicio lo vuelvan a recrear: mi obra esta completamente abierta a eso: ha sido hecha para eso! Un abrazo.