Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta. Todos los textos y obras que lleven mi firma pueden ser difundidos libremente siempre que no haya ánimo de lucro. Se agradece que se cite su autoría.







Seguidores

sábado, 6 de octubre de 2018

Madrid, 1937, en la Plaza del Ángel las mujeres... Octavio Paz > Piedra de Sol (fragmento)

Lección de Memoria (Pintura de Mateo Santamarta)

(...)
Madrid, 1937,
en la Plaza del Ángel las mujeres
cosían y cantaban con sus hijos,
después sonó la alarma y hubo gritos,
casas arrodilladas en el polvo,
torres hendidas, frentes escupidas
y en el huracán de los motores, fijo:
los dos se desnudaron y se amaron
por defender nuestra porción eterna,
nuestra ración de tiempo y paraíso,
tocar nuestra raíz y recobrarnos,
recobrar nuestra herencia arrebatada
por ladrones de vida hace mil siglos,
los dos se desnudaron y se besaron
porque las desnudeces enlazadas
saltan el tiempo y son invulnerables,
nada las toca, vuelven al principio,
no hay tú ni yo, mañana, ayer ni nombres,
verdad de dos en sólo un cuerpo y alma,
oh ser total...
(...)

Octavio Paz > Piedra de Sol (fragmento)

viernes, 13 de julio de 2018

Marisa Peña y el hilo de la memoria.


Lección de memoria (pintura de Mateo Santamarta, detalle)


LA VOZ HEREDADA.
( A mi abuelo, con la voz heredada que le debo.)
¿Cómo no imaginarte en las batallas
que me ofrece, día a día, la tristeza?
¿Y cómo no pensarte en las derrotas,
en las profundas fosas olvidadas
entre amargos barrotes
de una cárcel infame,
injusta, innecesaria?
( tapias de silencio,
muros de agonías,
voces acalladas…)
¿Cómo no hacer memoria para no hacer olvido?
¿Cómo no presentirte en tus ausencias,
en todo lo que no viví contigo,
en la mano que no pude estrecharte,
en las caricias que nos arrebataron?
¿Cómo no hacer memoria,
cómo no presentirte, pensarte, imaginarte
en las noches gastadas
de la vida imperfecta, inacabada,
que vivimos sin ti?
Y la voz que te debo
desde aquí te recuerda
con la ventana abierta
y la sonrisa puesta;
porque la vida sigue,
y siempre, aunque nos pese,
tiene que haber un tiempo
que invoque la esperanza arrebatada.
Marisa Peña. El hilo de la memoria.Unaria ediciones. 2014.

***

Mientras me quede voz
hablaré de los muertos
tan quietos, tan callados,
tan molestos.

Mientras me quede voz
hablaré de sus sueños,
de todas las traiciones,
de todos los silencios,
de los huesos sin nombre
esperando el regreso,
de su entrega absoluta,
de su dolor de invierno.

Mientras me quede voz
no han de callar mis muertos.

Marisa Peña.

***
Las manos de mi bella miliciana
doblan paquetes grises con tabaco,
lápices y cuartillas,
para mi abuelo preso.
Hay lágrimas amargas 
en cada pliegue triste y desigual.
Churretones de rabia y sufrimiento
decoloran el nudo del paquete.
Las manos de mi bella miliciana
tiemblan en la penumbra de un cuarto solitario.
Es muy largo el invierno
de los republicanos...
Y décadas le faltan 
para siquiera intuir la primavera.

Marisa Peña, Mi bella miliciana.

viernes, 4 de mayo de 2018

La imagen sublevada. Cine anónimo y colectivo en Mayo del 68.

Museo Reina Sofía de Madrid. 3 - 28 mayo 2018. 



Ciclo de proyecciones dedicado al cine anónimo y colectivo en Mayo del 68, que incluye los cinétracts o cinepanfletos (realizados por Chris Marker, Alain-Resnais o Jean-Luc Godard, bajo una política de anonimato) y una retrospectiva de los Grupos Medvedkin, formados por obreros cineastas. 

El ciclo ofrece una alternativa a esa generalizada visión dominante del 68 francés (reducida a cuestión generacional o cultural, expurgada de conflicto y política) que, como era de esperar, se ha reeditado en este 2018. 

Mostrar esa dimensión anónima y colectiva, la importancia del Mayo obrero y la ruptura de barreras sociales que se produjo en el acontecimiento, y que estas películas muestran con enorme potencia, plantea una perspectiva inédita en la conmemoración del 68. El ciclo incorpora también algunos cinepanfletos actuales, de Jean-Marie Straub y Sylvain George, dedicados a las luchas de los sans papiers o a la Nuit debout.

Comisario: David Cortés Santamarta

Museo Reina Sofía. Edificio Sabatini. Auditorio. Entrada gratuita hasta completar aforo.

Información y programa: http://www.museoreinasofia.es/actividades/imagen-sublevada

martes, 27 de marzo de 2018

Ángel González > Glosa a Heráclito > 4 (interpretación del pesimista)


Midas y La Bestia (detale) (Mateo Santamarta)

Ángel González.

"Nadie se baña dos veces en el mismo río"
(Heráclito)

Nada es lo mismo, nada
permanece.
Menos
la Historia y la morcilla de mi tierra:
se hacen las dos con sangre, se repiten.

(Ángel González > Glosa a Heráclito > 4 (interpretación del pesimista)

domingo, 18 de febrero de 2018

Bécquer > Rimas > XI (fragmento)

Pintura de Mateo Santamarta
(...)
Yo soy un sueño, un imposible ,
vano fantasma de niebla y luz.
Soy incorpórea, soy intangible;
no puedo amarte.
-¡Oh, ven: ven tú!
 (Gustavo Adolfo Bécquer > Rimas > XI (fragmento)



sábado, 23 de diciembre de 2017

lunes, 2 de octubre de 2017

Joan Maragall > La vaca cega (Fragmento)

Fragmento de una obra de Mateo Santamarta

La Vaca cega (Fragmento)

(...)
Ve a abeurar-se a la font com ans solia,
mes no amb el ferm posat d'altres vegades
ni amb ses companyes, no; ve tota sola.
Ses companyes, pels cingles, per les comes,
el silenci dels prats i en la ribera,
fan dringar l'esquellot, mentres pasturen
l'herba fresca a l'atzar... Ella cauria.
Topa de morro en l'esmolada pica
i recula afrontada... Però torna,
i baixa el cap a l'aigua, i beu calmosa.
Beu poc, sens gaire set.
(...)
Va a abrevarse a la fuente a que solía, 
mas no, cual otras veces, con firmeza, 
ni con sus compañeras, sino sola. 
Sus hermanas por lomas y encañadas, 
por silencio de prados y riberas, 
hacen sonar la esquila mientras pastan 
yerba fresca al azar. Ella caería. 
Topa de morro en la gastada pila, 
afrentada se arredra, pero torna, 
dobla la frente al agua y bebe en calma. 
Poco y casi sin sed.
(...) 
(Versión de Miguel de unamuno)
(De "Unamuno-Maragall, epistolario y escritos complementarios"; hora h, Seminario y Ediciones S.A.)
(...)
Viene a abrevar ahora como antes,
sin el aire seguro de otras veces,
ni con sus compañeras: viene sola.
Ellas, por precipicios y cañadas,
por silenciosos prados y riberas,
hacen sonar la esquila mientras pacen
fresca hierba al azar...Ella caería.
Topa de morro en el pilón gastado;
retrocede asustada...Pero vuelve
e inclina la testuz. Bebe con calma,
poco, sin mucha sed...
(Versión de José Corredor Mateos)

(De "Antología esencial de la poesía catalana contemporánea"; Colección Austral.

jueves, 17 de agosto de 2017

Antonio Gamoneda > Arden las pérdidas > Ira > ¿Quién Viene...

Obra de Mateo Santamarta

¿Quién viene
dando gritos, anuncia
aquel verano, enciende
lámparas negras, silba
en la pureza azul de los cuchillos?

Antonio Gamoneda (Arden las pérdidas. Tusquets editores.)



domingo, 11 de junio de 2017

Gamoneda > Libro del frío > Sábado > Tu nombre fue sólo viento...

Obra de Mateo Santamarta

Tu nombre fue sólo viento en los labios de los suicidas.

Tu rostro fue labrado por la lluvia: sobre la ciega máscara aparecían
surcos miserables y párpados y una boca amarilla, pero siguió
lloviendo y, un instante bajo las hebras transparentes, tu rostro fue
posible y su belleza se confundía con la luz, pero siguió lloviendo
y se perdió como la tierra desgastada por el llanto

Indescifrables son tu nombre y tu rostro; quizá no has existido,

sin embargo, has llegado a la vejez y haces gestos impuros, también indescifrables.

(Antonio Gamoneda > Libro del frío. Editorial Siruela)


domingo, 4 de junio de 2017

Rilke y San Agustín > Jaime Ferreiro Alemparte.

Obra de Mateo Santamarta


Oh, tierra, ¿no es esto lo que tú quieres: resucitar 
invisible en nosotros? ¿No es éste tu sueño,

hacerte una vez invisible? ¡Tierra! ¡Invisible!
¿Qué es, sino transformación, tu imperioso mensaje?
Tierra, oh tú, amada tierra, yo lo quiero. Oh, créeme, no fueran
ya necesarias tus primaveras para atraerme a ti, una, 
ay, una sola es ya demasiado para mi sangre.
Sin nombre estoy resuelto a reintegrarme a ti, desde muy atrás.
Siempre tuviste razón, y tu inspiración santa
es la muerte amiga.
(R. M.Rilke : fragmento de la Novena Elegía. Citado por Jaime Ferreiro en su libro" Rilke y San Agustín. Cuadernos Taurus)

domingo, 14 de mayo de 2017

Luis Cernuda > Elegía española (I)

Obra de Mateo Santamarta. Pasado sangriento, futuro imperfecto.

Dime, háblame.
Tú, esencia misteriosa
De nuestra raza
Tras de tantos siglos,
Hálito creador
De los hombres hoy vivos,
A quienes veo por el odio impulsados
Hasta ofrecer sus almas
A la muerte, la patria más profunda.

Cuando la primavera vieja
Vuelva a tejer su encanto
Sobre tu cuerpo inmenso,
¿Cuál ave hallará nido
Y qué savia una rama
Donde brotar con verde impulso?
¿Qué rayo de luz alegre,
Qué nube sobre el campo solitario,
Hallarán agua, cristal de hogar en calma
Donde reflejen su irisado juego?

Háblame, madre;
Y al llamarte así, digo
Que ninguna mujer lo fue de nadie
Como tú lo eras mía.
Háblame, dime
Una sola palabra en estos días lentos,
En los días informes
Que frente a ti se esgrimen
Como cuchillo amargo
Entre las manos de tus propios hijos.

No te alejes así, ensimismada
Bajo los largos velos cenicientos
Que nos niegan tus anchos ojos bellos.
Esas flores caídas,
Pétalos rotos entre sangre y lodo,
En tus manos estaban luciendo eternamente
Desde siglos atrás, cuando mi vida
Era un sueño en la mente de los dioses.

Eres tú, son tus ojos lo que busca
Quien te llama luchando con la muerte,
A ti, remota y enigmática
Madre de tantas almas idas
Que te legaron, con un fulgor de piedra clara,
Su afán de eternidad cifrado en hermosura.

Pero no eres tan sólo
Dueña de afanes muertos;
Tierna, amorosa has sido con nuestro afán viviente,
Compasiva con nuestra desdicha de efímeros.
¿Supiste acaso si de ti éramos dignos?

Contempla ahora a través de las lágrimas:
Mira cuántos traidores,
Mira cuántos cobardes
Lejos de ti en fuga vergonzosa,
Renegando tu nombre y tu regazo,
Cuando a tus pies, mientras la larga espera,
Si desde el suelo alzamos hacia ti la mirada,
Tus hijos sienten oscuramente
La recompensa de estas horas fatídicas.

No sabe qué es la vida
Quien jamás alentó bajo la guerra.
Ella sobre nosotros sus alas densas cierne,
Y oigo su silbo helado,
Y veo los muertos bruscos
Caer sobre la hierba calcinada,
Mientras el cuerpo mío
Sufre y lucha con unos enfrente de esos otros.

No sé qué tiembla y muere en mí
Al verte así dolida y solitaria;
En ruinas los claros dones
De tus hijos, a través de los siglos;
Porque mucho he amado tu pasado;
Resplandor victorioso entre sombras y olvido.

Tu pasado eres tú
Y al mismo tiempo eres
La aurora que aun no alumbra nuestros campos.
Tú sola sobrevives
Aunque venga la muerte;
Sólo en ti está la fuerza
De hacernos esperar a ciegas el futuro.

Que por encimas de estos y esos muertos
Y encima de estos y esos vivos que combaten,
Algo advierte que tú sufres con todos.
Y su odio, su crueldad, su lucha, 
Ante ti vanos son, como sus vidas,
Porque tú eres eterna
Y sólo los creaste
Para la paz y gloria de tu estirpe.

"Elegía española (I)"
Luis Cernuda

sábado, 15 de abril de 2017

Federico García Lorca - Poeta en Nueva York > Caída.

Obra de Mateo Santamarta

RUINA

A Regino Sainz de La Maza

Sin encontrarse.
Viajero por su propio torso blanco.
Así iba el aire.

Pronto se vio que la luna
era una calavera de caballo
y el aire una manzana oscura.

Detrás de la ventana,
con látigos y luces, se sentía
la lucha de la arena con el agua.

Yo vi llegar las hierbas
y las eché un cordero que balaba
bajo sus dientecillos y lancetas.

Volaba dentro de una gota
la cáscara de pluma y celuloide
de la primera paloma.

Las nubes, en manada,
se quedaron dormidas contemplando
el duelo de las rocas con el alba.

Vienen las hierbas, hijo;
ya suenan sus espadas de saliva
por el cielo vacío.

Mi mano, amor. ¡Las hierbas!
por los cristales rotos de la casa
la sangre desató sus cabelleras.

Tú solo y yo quedamos;
prepara tu esqueleto para el aire.
Yo solo y tú quedamos.

Prepara tu esqueleto;
hay que buscar de prisa, amor, de prisa,
nuestro perfil sin sueño.

(Poeta en Nueva York - Llanto por Ignacio Sánchez  Mejías - Diván del Tamarit. Colección Austral de Espasa-Calpe)


miércoles, 29 de marzo de 2017

La libertad y Don Quijote de la Mancha


"...La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los Cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad , así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida..." (Don Quijote de La Mancha)

domingo, 19 de marzo de 2017

Lázaro, sal afuera!

Lázaro,sal! Obra de Mateo Santamarta.

(...) Cuando María llegó adonde estaba Jesús, al verlo, se echó a sus pies, diciendo: "Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto" (...)
(...) gritó muy fuerte: "Lázaro, sal afuera". Y el muerto salió atado de pies y manos con vendas, y envuelta la cara en un sudario(...)
Juan, 11- 32, 43, 44.

Después sería Jesús quien moriría y resucitaría al tercer día. Así cuenta Rilke el encuentro con María ( supongo que María Magdalena)

GOZO DE MARÍA CON EL RESUCITADO

LO que ellos dos entonces sintieron: ¿no es
dulce más allá de todos los misterios,
y con todo todavía terrenal:
cuando él un poco pálido aún de la tumba
fue hacia ella aliviado:
en todo su cuerpo resucitado?
Ay, hacia ella lo primero. Cómo estaban allí 
en inexpresable curación.
Sí, se reponían, era eso. No había menester 
tocarse fuertemente.
Él descansó luego por un instante
apenas su mano
eterna encima de su hombro delicado.
Y ambos comenzaron,
en silencio como los árboles en primavera,
infinitamente igual,
aquella primavera
de su inefable contacto.

Rainer María Rilke > Antología poética.
(Colección Austral de Espasa Calpe. Versión de Jaime Ferreiro Alemparte)






sábado, 25 de febrero de 2017

Miguel Hernández > Canción última.

CANCIÓN ÚLTIMA

Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa,
con su ruinosa cama.

Florecerán los besos
sobre las almohadas.
Y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza.

Miguel Hernández > El hombre acecha> Canción última.
(Biblioteca clásica y contemporánea Losada.)


 Casa, t.mx-tela, 81x100, 2001

viernes, 30 de diciembre de 2016

Willian Blake > El libro de Thel (fragmento).


(...)
Entonces vio Thel, con asombro, al gusano en su lecho, que engalanaba el rocío.
"¿Un gusano eres tú? Imagen de la flaqueza, ¿eres sólo un gusano?
Como un niñito te veo, arropado en la hoja del Lirio. No llores, ¡ay!, vocecita: no sabes hablar, pero lloras. ¿Es eso un gusano? Te veo indefenso y desnudo, llorando, 
y nadie te atiende, nadie te quiere con sonrisa de madre."
La arcilla oyó la voz del gusano y, compadecida, levantó la cabeza.
Inclinóse sobre el infante lloroso, y su vida exhaló
en dulce ternura de leche; luego, posó en Thel los ojos humildes.
"¡Oh, beldad de los valles de Har! No vivimos sólo para nosotros.
Ves en mí lo más bajo, y lo soy, ciertamente:
es helado de suyo mi pecho, de suyo es oscuro,
pero el que ama lo humilde vierte su óleo en mi frente y me besa
y enlaza las cintas nupciales en torno a mi seno,
y dice:"Madre de mis hijos: te he amado
y una corona te di, que nadie podrá arrebatarte".
Pero no sé yo por qué, dulce virgen, ni pudo saberlo;
lo considero y muy poco aclararlo sabría; pero amo y aliento".
La hija de la belleza secóse las lágrimas con su velo blanco,
y dijo: "¡Ay! Yo ignoraba esas cosas y lloraba por eso.
Bien sabía que Dios puede amar a un gusano y que al pie malvado castiga,
si a sabiendas holláse su forma indefensa; pero que le regale
con óleo y leche ignoraba, y lloraba por eso
y me lamentaba en el aire suave, porque me desvanezco
y me reclino en mi lecho frío, abandonando mi sitio de luz".
"Reina del Valle -repuso la Arcilla materna-: oí tus suspiros
y sobre mi techo volaron tus quejas, pero te consolaba.
¿Querrás, oh Reina, conocer mi morada? Te es dado entrar y volverte. No temas: entre tu piel virginal:"
(...)
Willian Blake > El libro de Thel.
(Fragmento extraído de "Poesía romántica inglesa"; (Ediciones Orbis y Editorial Origen. Traducción de M. Manent
y Juan G. de Luaces para la editorial Plaza y Janés)

jueves, 8 de diciembre de 2016

El poeta. Vicente Aleixandre.

Poeta, obra de Mateo Santamarta, t.mx-tabla,65x50, 1984.

(...)
No ese rayo velador que súbitamente te amenaza,
iluminando un instante tu frente desnuda,
para hundirse en tus ojos e incendiarte, abrasando
los espacios con tu vida que de amor se consume.

No. Esa luz que en el mundo
no es ceniza última,
luz que nunca se abate como polvo en los labios,
eres tú, poeta, cuya mano y no luna
yo vi en los cielos una noche brillando.
(...)
Vicente Aleixandre > Sombra del paraíso > El poeta.

Tomé estas estrofas del poema de la colección Obras Maestras de la Literatura Contemporánea editada por Seix Barral, S. A. en 1984.