Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta. Todos los textos y obras que lleven mi firma pueden ser difundidos libremente siempre que no haya ánimo de lucro. Se agradece que se cite su autoría.







Seguidores

domingo, 11 de junio de 2017

Gamoneda > Libro del frío > Sábado > Tu nombre fue sólo viento...

Obra de Mateo Santamarta

Tu nombre fue sólo viento en los labios de los suicidas.

Tu rostro fue labrado por la lluvia: sobre la ciega máscara aparecían
surcos miserables y párpados y una boca amarilla, pero siguió
lloviendo y, un instante bajo las hebras transparentes, tu rostro fue
posible y su belleza se confundía con la luz, pero siguió lloviendo
y se perdió como la tierra desgastada por el llanto

Indescifrables son tu nombre y tu rostro; quizá no has existido,

sin embargo, has llegado a la vejez y haces gestos impuros, también indescifrables.

(Antonio Gamoneda > Libro del frío. Editorial Siruela)


domingo, 4 de junio de 2017

Rilke y San Agustín > Jaime Ferreiro Alemparte.

Obra de Mateo Santamarta


Oh, tierra, ¿no es esto lo que tú quieres: resucitar 
invisible en nosotros? ¿No es éste tu sueño,

hacerte una vez invisible? ¡Tierra! ¡Invisible!
¿Qué es, sino transformación, tu imperioso mensaje?
Tierra, oh tú, amada tierra, yo lo quiero. Oh, créeme, no fueran
ya necesarias tus primaveras para atraerme a ti, una, 
ay, una sola es ya demasiado para mi sangre.
Sin nombre estoy resuelto a reintegrarme a ti, desde muy atrás.
Siempre tuviste razón, y tu inspiración santa
es la muerte amiga.
(R. M.Rilke : fragmento de la Novena Elegía. Citado por Jaime Ferreiro en su libro" Rilke y San Agustín. Cuadernos Taurus)

domingo, 14 de mayo de 2017

Luis Cernuda > Elegía española (I)

Obra de Mateo Santamarta. Pasado sangriento, futuro imperfecto.

Dime, háblame.
Tú, esencia misteriosa
De nuestra raza
Tras de tantos siglos,
Hálito creador
De los hombres hoy vivos,
A quienes veo por el odio impulsados
Hasta ofrecer sus almas
A la muerte, la patria más profunda.

Cuando la primavera vieja
Vuelva a tejer su encanto
Sobre tu cuerpo inmenso,
¿Cuál ave hallará nido
Y qué savia una rama
Donde brotar con verde impulso?
¿Qué rayo de luz alegre,
Qué nube sobre el campo solitario,
Hallarán agua, cristal de hogar en calma
Donde reflejen su irisado juego?

Háblame, madre;
Y al llamarte así, digo
Que ninguna mujer lo fue de nadie
Como tú lo eras mía.
Háblame, dime
Una sola palabra en estos días lentos,
En los días informes
Que frente a ti se esgrimen
Como cuchillo amargo
Entre las manos de tus propios hijos.

No te alejes así, ensimismada
Bajo los largos velos cenicientos
Que nos niegan tus anchos ojos bellos.
Esas flores caídas,
Pétalos rotos entre sangre y lodo,
En tus manos estaban luciendo eternamente
Desde siglos atrás, cuando mi vida
Era un sueño en la mente de los dioses.

Eres tú, son tus ojos lo que busca
Quien te llama luchando con la muerte,
A ti, remota y enigmática
Madre de tantas almas idas
Que te legaron, con un fulgor de piedra clara,
Su afán de eternidad cifrado en hermosura.

Pero no eres tan sólo
Dueña de afanes muertos;
Tierna, amorosa has sido con nuestro afán viviente,
Compasiva con nuestra desdicha de efímeros.
¿Supiste acaso si de ti éramos dignos?

Contempla ahora a través de las lágrimas:
Mira cuántos traidores,
Mira cuántos cobardes
Lejos de ti en fuga vergonzosa,
Renegando tu nombre y tu regazo,
Cuando a tus pies, mientras la larga espera,
Si desde el suelo alzamos hacia ti la mirada,
Tus hijos sienten oscuramente
La recompensa de estas horas fatídicas.

No sabe qué es la vida
Quien jamás alentó bajo la guerra.
Ella sobre nosotros sus alas densas cierne,
Y oigo su silbo helado,
Y veo los muertos bruscos
Caer sobre la hierba calcinada,
Mientras el cuerpo mío
Sufre y lucha con unos enfrente de esos otros.

No sé qué tiembla y muere en mí
Al verte así dolida y solitaria;
En ruinas los claros dones
De tus hijos, a través de los siglos;
Porque mucho he amado tu pasado;
Resplandor victorioso entre sombras y olvido.

Tu pasado eres tú
Y al mismo tiempo eres
La aurora que aun no alumbra nuestros campos.
Tú sola sobrevives
Aunque venga la muerte;
Sólo en ti está la fuerza
De hacernos esperar a ciegas el futuro.

Que por encimas de estos y esos muertos
Y encima de estos y esos vivos que combaten,
Algo advierte que tú sufres con todos.
Y su odio, su crueldad, su lucha, 
Ante ti vanos son, como sus vidas,
Porque tú eres eterna
Y sólo los creaste
Para la paz y gloria de tu estirpe.

"Elegía española (I)"
Luis Cernuda

sábado, 15 de abril de 2017

Federico García Lorca - Poeta en Nueva York > Caída.

Obra de Mateo Santamarta

RUINA

A Regino Sainz de La Maza

Sin encontrarse.
Viajero por su propio torso blanco.
Así iba el aire.

Pronto se vio que la luna
era una calavera de caballo
y el aire una manzana oscura.

Detrás de la ventana,
con látigos y luces, se sentía
la lucha de la arena con el agua.

Yo vi llegar las hierbas
y las eché un cordero que balaba
bajo sus dientecillos y lancetas.

Volaba dentro de una gota
la cáscara de pluma y celuloide
de la primera paloma.

Las nubes, en manada,
se quedaron dormidas contemplando
el duelo de las rocas con el alba.

Vienen las hierbas, hijo;
ya suenan sus espadas de saliva
por el cielo vacío.

Mi mano, amor. ¡Las hierbas!
por los cristales rotos de la casa
la sangre desató sus cabelleras.

Tú solo y yo quedamos;
prepara tu esqueleto para el aire.
Yo solo y tú quedamos.

Prepara tu esqueleto;
hay que buscar de prisa, amor, de prisa,
nuestro perfil sin sueño.

(Poeta en Nueva York - Llanto por Ignacio Sánchez  Mejías - Diván del Tamarit. Colección Austral de Espasa-Calpe)


miércoles, 29 de marzo de 2017

La libertad y Don Quijote de la Mancha


"...La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los Cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad , así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida..." (Don Quijote de La Mancha)

domingo, 19 de marzo de 2017

Lázaro, sal afuera!

Lázaro,sal! Obra de Mateo Santamarta.

(...) Cuando María llegó adonde estaba Jesús, al verlo, se echó a sus pies, diciendo: "Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto" (...)
(...) gritó muy fuerte: "Lázaro, sal afuera". Y el muerto salió atado de pies y manos con vendas, y envuelta la cara en un sudario(...)
Juan, 11- 32, 43, 44.

Después sería Jesús quien moriría y resucitaría al tercer día. Así cuenta Rilke el encuentro con María ( supongo que María Magdalena)

GOZO DE MARÍA CON EL RESUCITADO

LO que ellos dos entonces sintieron: ¿no es
dulce más allá de todos los misterios,
y con todo todavía terrenal:
cuando él un poco pálido aún de la tumba
fue hacia ella aliviado:
en todo su cuerpo resucitado?
Ay, hacia ella lo primero. Cómo estaban allí 
en inexpresable curación.
Sí, se reponían, era eso. No había menester 
tocarse fuertemente.
Él descansó luego por un instante
apenas su mano
eterna encima de su hombro delicado.
Yambos comenzaron,
en silencio como los árboles en primavera,
infinitamente igual,
aquella primavera
de su inefable contacto.

Rainer María Rilke > Antología poética.
(Colección Austral de Espasa Calpe. Versión de Jaime Ferreiro Alemparte)






sábado, 25 de febrero de 2017

Miguel Hernández > Canción última.

CANCIÓN ÚLTIMA

Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa,
con su ruinosa cama.

Florecerán los besos
sobre las almohadas.
Y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza.

Miguel Hernández > El hombre acecha> Canción última.
(Biblioteca clásica y contemporánea Losada.)


 Casa, t.mx-tela, 81x100, 2001

viernes, 30 de diciembre de 2016

Willian Blake > El libro de Thel (fragmento).


(...)
Entonces vio Thel, con asombro, al gusano en su lecho, que engalanaba el rocío.
"¿Un gusano eres tú? Imagen de la flaqueza, ¿eres sólo un gusano?
Como un niñito te veo, arropado en la hoja del Lirio. No llores, ¡ay!, vocecita: no sabes hablar, pero lloras. ¿Es eso un gusano? Te veo indefenso y desnudo, llorando, 
y nadie te atiende, nadie te quiere con sonrisa de madre."
La arcilla oyó la voz del gusano y, compadecida, levantó la cabeza.
Inclinóse sobre el infante lloroso, y su vida exhaló
en dulce ternura de leche; luego, posó en Thel los ojos humildes.
"¡Oh, beldad de los valles de Har! No vivimos sólo para nosotros.
Ves en mí lo más bajo, y lo soy, ciertamente:
es helado de suyo mi pecho, de suyo es oscuro,
pero el que ama lo humilde vierte su óleo en mi frente y me besa
y enlaza las cintas nupciales en torno a mi seno,
y dice:"Madre de mis hijos: te he amado
y una corona te di, que nadie podrá arrebatarte".
Pero no sé yo por qué, dulce virgen, ni pudo saberlo;
lo considero y muy poco aclararlo sabría; pero amo y aliento".
La hija de la belleza secóse las lágrimas con su velo blanco,
y dijo: "¡Ay! Yo ignoraba esas cosas y lloraba por eso.
Bien sabía que Dios puede amar a un gusano y que al pie malvado castiga,
si a sabiendas holláse su forma indefensa; pero que le regale
con óleo y leche ignoraba, y lloraba por eso
y me lamentaba en el aire suave, porque me desvanezco
y me reclino en mi lecho frío, abandonando mi sitio de luz".
"Reina del Valle -repuso la Arcilla materna-: oí tus suspiros
y sobre mi techo volaron tus quejas, pero te consolaba.
¿Querrás, oh Reina, conocer mi morada? Te es dado entrar y volverte. No temas: entre tu piel virginal:"
(...)
Willian Blake > El libro de Thel.
(Fragmento extraído de "Poesía romántica inglesa"; (Ediciones Orbis y Editorial Origen. Traducción de M. Manent
y Juan G. de Luaces para la editorial Plaza y Janés)

jueves, 8 de diciembre de 2016

El poeta. Vicente Aleixandre.

Poeta, obra de Mateo Santamarta, t.mx-tabla,65x50, 1984.

(...)
No ese rayo velador que súbitamente te amenaza,
iluminando un instante tu frente desnuda,
para hundirse en tus ojos e incendiarte, abrasando
los espacios con tu vida que de amor se consume.

No. Esa luz que en el mundo
no es ceniza última,
luz que nunca se abate como polvo en los labios,
eres tú, poeta, cuya mano y no luna
yo vi en los cielos una noche brillando.
(...)
Vicente Aleixandre > Sombra del paraíso > El poeta.

Tomé estas estrofas del poema de la colección Obras Maestras de la Literatura Contemporánea editada por Seix Barral, S. A. en 1984.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Arthur Schopenhauer > El amor, las mujeres y la muerte

Mateo Santamarta (detalle de una pintura)

Al paso que la primera mitad de la vida no es más que una infatigable aspiración hacia la felicidad, la segunda mitad, por el contrario, está dominada por un doloroso sentimiento de temor, porque entonces se acaba por darse cuenta más o menos clara de que toda felicidad no es más que una quimera, y sólo el sufrimiento es real. Por eso los espíritus sensatos, más que a los vivos goces, aspiran a una ausencia de penas, a un estado invulnerable en cierto modo. En los años de mi juventud, un campanillazo a mi puerta me llenaba de júbilo, porque pensaba: "¡Bueno! Va a suceder alguna cosa". Más tarde, maduro por la vida, ese mismo ruido despertaba un sentimiento próximo al espanto y decía para mis adentros: "¡Ay! ¿Qué sucederá?"

Arthur Schopenhauer > El amor, las mujeres y la muerte (y otros ensayos)
Biblioteca Edaf.
Detalle de unas flores saliendo de un sumidero, una pintura mía en proceso de ejecución.

viernes, 21 de octubre de 2016

Tiempo de frío.

Tiempo de frío. Mateo Santamarta

Estoy desnudo ante el agua inmóvil. He dejado mi ropa en el silencio de las últimas ramas.

Esto era el destino:

llegar al borde y tener miedo de la quietud del agua.

Antonio Gamoneda > Libro de Frío > Sábado ( Editorial Siruela)

miércoles, 5 de octubre de 2016

Octavio Paz > Razones para morir > 2

Flor para Novalis (La flor azul), t. mx.-tela, 81x60, 1999-2000

¿Durar? Durar la flor? Su llama fresca
en la mano del viento se deshoja:
la flor quiere bailar, sólo bailar.
¿Duran el árbol y sus hojas
-vestidura que al viento es de rumores
y al sol es de reflejos?
¿Este cielo, infinito que reposa, 
es el mismo de ayer, nubes de piedra?
No durar: ser eterno,
labios en unos labios,
luz en la cima de la ola, viva,
soplo que encarna al fin
y es una plenitud que se derrama.
Ser eterno un instante,
vibración amarilla del olvido.

Octavio Paz > Libertad bajo palabra > Razones para morir 2
Tomado de Ediciones Cátedra, Letras Hispánicas.

sábado, 17 de septiembre de 2016

La vida sin amor, fuente sin agua.


Mateo Santamarta, Autófago, detalle.

Ni árbol sin raíz
ni árbol sin ramas.

La vida sin amor
fuente sin agua.

Nada son mis oídos
sin tus palabras.

(mateosantamarta2016)
Autófago, detalle.

domingo, 24 de julio de 2016

Pequeña exposición en Izagre, mi pueblo.


(...) Este fabuloso e introvertido "Mateo" Santamarta Paniagua, nacido en Izagre, que es poblado entre morisco y hebraico, y que desde hace ya muchos años anda por el mundo con una carga apasionante de creaciones que obligan a la más seria y responsable atención.
(...)
Y cuando se dice de la acción creadora de "Mateo" que más bien pugna en convertir en sueño la realidad, se está incurriendo en un peligroso aforismo, porque la pintura del leonés a lo que tiende no es a trasformar en sueño sus descubrimientos, sino por el contrario, a reformar lo soñado, lo intuido, lo encontrado, en accidente gozoso de iluminación, en realidad simbólica. (...)
(Victoriano Crémer en Diario de León, 16-06-1994) 


(...) Otras claves las encontramos en el catálogo de su última exposición "Bajo un campo de estrellas-Invitación al abismo", celebrada aquí, en León, en el que Mateo incluyó un poema suyo, invocando a la mitología griega para abundar en la alusión a lo real y lo soñado, a lo inmediato y lo arcano. Él mismo, titán varado, se mide desde su tierra, humilde, amarilla, pedregosa y cuarteada por el fuego. frente a la bóveda que la cubre de brillos y luminarias. (...)
(Manuel Linares-Rivas en El Filandón, suplemento cultural de Diario de León, 09-11-2003)


(...) Si el ser tiembla, la pintura temblará.
¿Quién desea contemplar estos temblores que pueden arrastrarlo?(...)
(Juan Rizoma en Castellana Magazine, Nov. 1983)


 -Una pequeña muestra (16 cuadros)
-Breve (del 9 al 18 de Agosto)
-Informal (No es una sala de Exposiciones sino el salón de plenos del Ayuntamiento de Izagre. 
-Un horario exiguo (de 18.30 a 20.30)
En el pequeño pueblo en que nací y en el que conservo mi raíz.

***
(...hay en su desgarramiento expresionista una angustia de ser pintura en verdad. que ennoblece su ímpetu y colma de esperanza su obra todavía naciente, pero ya rica de energía en la forma y de sentido en el color. (...)
(Manuel Augusto García Viñolas en Diario Pueblo, 16-02-1983)

***
(...) Pero lo verdaderamente importante en el trabajo de Mateo, lo que de verdad nos llega desnudo de palabras y ornamentos, lo que está condenado a sacar a la luz, es su visceralidad original. Esa que logra volcar en cada cuadro y, por el espacio de tiempo que lo estamos contemplando, nos exige una respuesta.
(Carles Fabregat en Diario de Ibiza, 15-07-1990)

***
(...En la presente exposición nos muestra toda la fuerza expresionista que lleva dentro, todas sus revelaciones, todas sus transparencias. Su lucha interna queda al descubierto , en un ejercicio ejemplar que sirve para demostrar su carencia de complejos y tabúes. No necesitamos penetrar en su mundo pictórico, repleto de vida y misterio. Es su propio universo quien viene a nuestro encuentro para advertirnos de su bello torbellino...
(Agustin Romo en Correo del Arte, 1992)

***
(...En Bajo Un campo de estrellas Mateo se instala, cómodo y seguro, en un registro más evolucionado en la abstracción y más minimalista. El espectador es invitado a participar de sensaciones, a veces de distancia, profundidad, descanso, misterio o melancolía, y otras, de alegría y relajación, de poder y fuerza, al contemplar esos espacios, siderales o terrenales, copiosos en matices y salpicados de materia, en los que la ejecución de signos singularizan la escena y la dotan de un lirismo irrefutable, turbulento y en ocasiones voluptuoso.
(Manuel Linares-Rivas en Diario de León, 14-10-2003)

***
(...Unas obras que exploran las posibilidades volumétricas de su naturaleza bidimensional, jugando con la materia, acumulándola en ciertas partes, retirándola de ciertas otras, pero siempre modelándola a su antojo, sin reparar en modulaciones conceptuales. Unas obras que tantean la figuración desde lo abstracto, desarrollando formas sinuosas, caleidoscópicas, casi orgánicas que introducen al espectador en un universo personal sólo accesible para el que se dispone sinceramente a mirar.
(Carlota de Alfonso en El Punto de las Artes, 16 al 26 de Marzo de 2007)

martes, 7 de junio de 2016

Especie híbrida.

Mateo Santamarta > La construcción, téc. mx.-tela, 24x18, 2003-4. 

Vemos nacer una especie híbrida, el artista, alejado del crimen por la debilidad de su voluntad y su temor a la sociedad, no lo suficiente maduro para el manicomio, pero que tiende curiosamente sus antenas hacia estas dos esferas. 
(Friedrich Nietzsche).
Citado por Georges Bataille en "Sobre Nietzsche".

martes, 19 de abril de 2016

El viento dibuja olas

Mateo Santamarta, Crucifixión, 60 x 40,  foto de foto

El viento dibuja olas
sobre el verde de los prados
y yo camino despacio
la senda que van borrando
mil aromas y mil cantos

Un murmullo de silencio
se rompe en el alto cielo
Contra el viento aleteando
está fija allí cantando

Alguien más la está escuchando
Oigo de ella épico canto
Nada tiene que envidiar
a aquel que cantaba Homero
que nos cuenta las hazañas
de los guerreros aqueos
en la luminosa Ilión
La ciudad amurallada
por Poseidón y por Febo

Tú estás ahí
                       Solitaria
no necesitas guerreros
para conquistar los cielos

No necesitas rapsodas
que canten tu hermosa gesta
Tú la haces
Tú la cantas

Yo la evoco
que no puedo
olvidar aquel regalo
que envuelto en inmenso azul
le ofrendaste a mi alma

Mateosantamarta, Agosto del 2014
(El poema es aún un borrador en estado latente)


domingo, 13 de marzo de 2016

Un día amé las madrugadas...


Un día amé las madrugadas
el rítmico cucú de la abubilla
la alegre algarabía de vencejos
el silbido pausado de los mirlos
los perfectos dibujos que en el cielo
trazaban las festivas golondrinas.

Todo pasó en un mundo que no es éste.

Ahora amo la noche silenciosa
El apacible ronroneo de los gatos
El olvido del ser en lo profundo
El eterno descanso en la nada.


Mateosantamarta, febrero de 2015, borrador

domingo, 6 de diciembre de 2015

Homero > "...si el fiero oleaje deshace mi balsa en las aguas.." > siete variaciones sobre un tema.

"¡Ay de mí! ¿No será que algún dios trame nuevas astucias
en mi daño al mandarme en tal modo dejar la armadía?


No haré caso tan pronto a su orden, que aún vi muy lejana
esa tierra que ha dicho será mi refugio, mas esto


voy a hacer, que en verdad me parece mejor: mientras sigan
los maderos teniéndose unidos y aguanten sus juntas,


firme aquí quedaré soportando los males que vengan,


y, si el fiero oleaje deshace mi balsa en las aguas,


echaréme a nadar, pues que no se me ofrece otro arbitrio. "


Homero > Odisea > Canto V


Biblioteca Gredos, traducción de J. M. Pabón.