Bienvenido

Estás en una página de Mateo Santamarta. Todos los textos y obras que lleven mi firma pueden ser difundidos libremente siempre que no haya ánimo de lucro. Se agradece que se cite su autoría.







Seguidores

sábado, 23 de abril de 2011

I. Bach: Kommt, ihr Töchter, helft mir klagen / Matthäuspassion




DESDE LUEGO NO ES UNA OBRA DE MATEO SANTAMARTA PERO ES MUY ADECUADA PARA EL DÍA DE HOY ADEMÁS DE UNA CIMA O LA CIMA DE LA MÚSICA DE TODOS LOS TIEMPOS-PARA MÍ-

15 comentarios:

isla dijo...

Mi querido Mateo.., quiero pedirte disculpas en primer lugar, porque ando bastante dispersa y no me centro mucho, tanto, que vengo a "tu casa" y me doy cuenta que llevo tiempo sin pasar... (cuando, habitualmente te visito con cada post nuevo, aunque a veces no deje mensaje).
Me gusta tu nueva cabecera, me ha impactado..
Tengo que reconocer que escuchar a Bach, me coloca un peso muy grande en el pecho (corazón) y me nace una tristeza que no puedo controlar...
Quiero dejarte un abrazo grandísimo y mis manos para lo que necesites.
Sabes donde encontrarme..
un abrazo amigo
isla

mateosantamarta dijo...

Gracias, Isla. Yo siempre visito tu Isla, pero a veces no sé que decir. Siento impotencia.
A Bach hay que escucharlo -se puede llorar, no pasa nada-.
Un fuerte abrazo, amiga.

Isolda dijo...

La música no es tuya, de acuerdo, pero es excelsa. Tu obra, ese frontal fantástico que no conocía, me parece de lo más afortunado para lograr el conjunto perfecto para estos días.
Besos para tu Pascua.

Antígona dijo...

Hace ya mucho tiempo que tengo metida entre las entrañas esta obra de Bach, aunque no sea creyente. Hacía también mucho que no la escuchaba. Gracias por brindarme la posibilidad de hacerlo de nuevo. Es sencillamente magnífica.

Un saludo

mateosantamarta dijo...

Gracias, Isolda: tú siempre tan amable echándome flores.
La música sí que es excelsa y para mí es el máximo.
Besos, amiga. Feliz Domingo ¿de Resurrección?.

mateosantamarta dijo...

Me alegro, Antigona. También yo conservo el "LP" en que empecé a oirla. Me hubiese gustado poner esa versión. Yo sí creo, aunque no soy católico. Tampoco creo que Bach lo fuese.
Llega hasta lo más profundo del corazón, allí donde aparece el espíritu.
Un saludo afectuoso.

virgi dijo...

Sobrecogedor.
Si te digo que hay piezas de música clásica que me estremecen y se me saltan las lágrimas...

mateosantamarta dijo...

Lo comprendo, Virgi, a mí también me pasa. Esta es una de ellas. Un abrazo.

Tini dijo...

la cabecera como siempre impresionante.. la musica yo diria celestial ah!! y mis camelias que os regalo deseando un feliz domingo de pascua, no creo que nos falte nada porque tambien de libros estamos surtidos... Y como nada nos falta yo quiero daros las gracias por todo lo que me aportais Un abrazo!!!

mateosantamarta dijo...

Gracias, Tini. La música es desde luego celestial. He ido a tu blog y no esta abierta la opción de comentarios: la has quitado? o ha sido un accidente. Un abrazo y gracias por las camelias. Feliz Domingo de Resurrección.

Carmela dijo...

Esta obra siempre me inspira una mezcla de melancolía y gratificación.La asocio con momentos determinados de la vida en los que uno haciendo introspección ,encuentra el aliento necesario para sumergirse en una sensación de plenitud.
Al margen de ser creyente o no , la música es un estímulo de elevación.
La fuerza de Bach jamás nos deja indiferentes.
Conozco gente que siente la imperiosa necesidad de escucharlo cotidianamente, aunque sólo sea unos minutos.
Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Gracias, Mateo. Bach, Johann Sebastian, es una de mis debilidades (como otros músicos barrocos). Él es grande y siempre, siempre me emociona. Lo único que no me llega mucho es la música que compuso para órgano. El resto de sus piezas no me canso de escucharlas.

Qué hermosa la nueva cabecera del blog. Al compás de esta "pasión" excelsa, la miraba y me convertía en uno de esos pájaros y surcaba los azules, libre.

Un abrazo muy fuertote.

mateosantamarta dijo...

Tiene esa virtud, Carmela. Yo creo que mucha gente no cree por que ve las barbaridades que algunos hombres han hecho en nombre de la religión -sea cual sea-, pero cuando oye algo así le resulta difícil no sentir el espíritu colmando su ser.
Bach, Chopin, y alguno más moderno le vienen muy bien a mi espíritu.
Un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Gracias, Isabel, eres muy amable. Espero que ya estés totalmente recuperada.
Coincidimos en el gusto por el gran maestro.
Me gustan muchos compositores - incluidos contemporáneos- pero Bach tiene un plus, ese algo que te eleva.
Como Chopin te lleva a una apacible nostalgia, Mozart a la alegría -casi siempre- y Beethoven te exalta. Un abrazo fuerte y felicidad.

Ana dijo...

Y sí que hace llorar escuchar a Bach. Maravillosa entrada, Mateo.
Un abrazo!